Coaching. Bases para la creación de una metodología 7/09/2013
Se propone dar relevante importancia a que las personas y organizaciones aprendan, sean cada vez más conscientes, que se posicionen y visionen como responsables de sus desempeños y con ello, que se apropien de sus resultados.
Por Karina Pittini Braz

 

Sabemos que el arte de preguntar ha tenido relevancia desde Sócrates. Es justamente una herramienta clave que utiliza el Coaching para generar aprendizaje, crear conciencia, responsabilidad, cambio y acción. Algunas de las bases que dan lugar a los principios sobre los que se apoya y propone el Coaching son: la Psicología Humanista, el Constructivismo, la Neuro-lingüística, la Neurociencia, entre otras.

La Psicología Humanista entiende que las personas somos únicas, valiosas y que deseamos la mejor versión para nosotros mismos. Queremos y podemos elegir, y llevar a cabo o no, aquello que elegimos. Por su parte el Constructivismo, propone que las personas creamos nuestro mundo activamente a lo largo de nuestra historia. Percibimos, nos representamos y damos sentido al mundo y a nosotros mismos. La Neuro-lingüística se ocupa de estudiar los mecanismos del cerebro que facilitan el conocimiento y la comprensión del lenguaje, el cómo las personas describimos al mundo y a nosotros mismos a través de la palabra y la comunicación y así, bajo la estructura del lenguaje aprendemos una forma de pensar, actuar, sentir y relacionarnos. La Neurociencia integra varias disciplinas que estudian, entre otros, la estructura, las funciones del cerebro y las bases biológicas de la conducta. Estudia, investiga y explica cómo funciona el cerebro, cómo se produce la conducta, cómo influye el medio ambiente, cómo aprendemos y cuáles son aquellos procesos biológicos y cognitivos que facilitan el aprendizaje.

El deseo de conocer, investigar y dar respuestas, ha motivado a la ciencia y al conocimiento a avanzar, lo que ha estimulado a los grandes pensadores y creadores en el mundo. Los avances parten de necesidades identificadas por personas creativas y visionarias que se atreven, se interesan, trabajan y se comprometen con el desarrollo.

Es así que se constituye el Coaching en una disciplina que propone un método y herramientas para orientar a las personas en el logro de sus objetivos, en el pro-positivismo, y en definitiva en aspectos claves y necesarios para facilitar el desarrollo de las personas y organizaciones.

  • Escuchamos que falta motivación; ¿qué es la falta de motivación sino la falta de objetivos claros?
  • Escuchamos diariamente en el mundo organizacional acerca de la rotación de personal y la falta de compromiso; ¿qué es esto sino la falta de congruencia entre objetivos y valores?
  • Escuchamos que las personas ya no son fieles como antes a las empresas; ¿qué es esto sino un cambio en las necesidades personales y la búsqueda de algo diferente que se extiende a los diversos ámbitos de la vida e integra la vida laboral?

Vivimos en un mundo de cambios y oportunidades constantes, donde adquiere especial y estratégica importancia el Coaching profesional. Colaborando con las personas y las organizaciones a definir exactamente lo que aspiran, a encontrar la congruencia con los valores, a cambiar las creencias que limitan, a identificar y procurar las fortalezas, para desde allí, accionar para el éxito.

Esta metodología propone dar relevante importancia a que las personas y organizaciones aprendan, sean cada vez más conscientes, que se posicionen y visionen como responsables de sus desempeños y con ello, que se apropien de sus resultados.

¿Queremos ser personas y organizaciones motivadas, responsables y comprometidas? ¿Queremos ser actores de los resultados o simples espectadores de lo que otros dicen y deciden? Desde este lugar, aparece la queja infructuosa que genera resultados negativos en uno mismo y en el entorno. ¿Queremos esto para nosotros, nuestros hijos, nuestra sociedad?

El Coaching propone hacerse cargo de lo que cada persona y organización quiere lograr e ir por ello. Vivir con este paradigma es vivir desplegando capacidades, que son infinitas. Liderar en este paradigma es estar comprometido con el desarrollo propositivo y animarse a tener resultados realmente increíbles.

Por Karina Pittini Braz
Licenciada en Psicología
ICC International Trainer & Coach
kpittini@hcc.com.uy