¿Queres oportunidades y retos? 18/08/2014
Veamos el cambio como oportunidad, cambiemos la queja por propuestas y vivamos las crisis como retos.
Por Karina Pittini Braz

 

Una oportunidad para una perspectiva renovadora, con acciones creativas, generando aprendizajes constantes de una forma positiva y satisfactoria.

Estamos muy acostumbrados a escuchar personas que en sus vidas personales y dentro de las organizaciones se quejan, se focalizan en los problemas, no quieren ni se adaptan a los cambios.
Ni que hablar que no lo buscan, no lo generan y lo más probable, no se ocupen mínimamente de pensar en alternativas.

Ayer en una reunión una de las gerentes de una organización local de importante porte, comentó que en la reunión periódica de Directorio, presentó su lista de temas a resolver.

La misma consistía en el habitual listado de quejas que llevaba de colaboradores de la organización. Estando allí, se dio cuenta que en cada ocasión al tomar la palabra, las respuestas eran constantes: no se puede resolver, no hay presupuesto, será para más adelante… Y así, un sinfín de excusas que no daban la solución a nada. ¡Ella tampoco las traía!

Decidió comenzar su presentación diciendo que tenía algo positivo para compartir. ¿Imaginan qué sucedió? Todos, unánimemente le prestaron atención, la miraron, dejaron sus laptops, celulares, notas y la miraron interesados. Compartió sobre un programa que está llevando a cabo en el departamento que lidera, junto con una colega y cuyo objetivo es mejorar la comunicación y mejorar el clima laboral, promoviendo participación e integración.

Son evidentes los cambios, logran cosas que antes no conseguían en cuanto a recursos organizacionales a disposición de las personas, notan cambios de actitud en colaboradores.

Como ejemplo de estos cambios, algo que un día les resultó gratamente asombroso fue ver entrar al despacho con buena cara y alegría, a una colaboradora de muchos años en la organización y alguien que se destacaba por su malhumor. ¿Qué produjo el cambio? En este caso concreto el cambio comenzó en una conversación con estilo coaching, en otros una encuesta promoviendo la participación, una reunión con una perspectiva diferente y en todos los casos, un cambio de actitud.

Esto es Coaching en acción, Coaching en la práctica.

Y algo de lo que con esta herramienta podemos lograr en lo personal y profesional, las personas y las organizaciones.

Fernando Bagalciague es ingeniero, tiene un emprendimiento propio Equibion, en el área de tecnología aplicada a la salud y también trabaja en el Laboratorio de Otoneurología del Hospital Británico. Para él, “El coaching es una herramienta invalorable para la toma de conciencia de la misión y la práctica profesional desde una perspectiva renovadora y muy positiva.

Me ha permitido brindarles a mis clientes un reencuentro consigo mismos y sus motivaciones internas, desarrollando acciones creativas y generando constantemente aprendizajes para el crecimiento personal y la superación de barreras autoimpuestas; todo esto luego de poder aplicarlo a uno mismo.

Un aspecto a destacar en la práctica profesional, el “saber hacer preguntas”. Descubrí que es mucho más importante determinar qué es lo que hay que saber, que conocer las eventuales respuestas. Una vez bien definido lo primero, la búsqueda de lo segundo se vuelve natural y mucho más sencilla. A un nivel creciente de profundidad, el cuestionamiento continuo de «¿qué es lo que realmente quiero conseguir con esto?», «¿qué valor quiere aflorar con esta acción?», me ha llevado a minimizar el piloto automático y concentrarme en lo que realmente hace sentido para mi desarrollo personal y profesional. Por otro lado, el estar atentos y hacernos responsables de nuestras acciones y sus consecuencias para lograr mejorarnos con pequeños cambios cotidianos, es un empoderamiento estupendo.

Nos quita el rol de víctimas y nos devuelve las riendas del rumbo que queramos tomar. Estas herramientas y aprendizajes, entre muchas otras, son desarrolladas a través de un proceso muy satisfactorio.”

Los invito a ser también agentes de cambio positivo para ustedes mismos y para su entorno.

Como padres, hijos, líderes, profesionales, educadores, consultores, asesores, PERSONAS.

Por Karina Pittini Braz
Licenciada en Psicología
ICC International Trainer & Coach
kpittini@hcc.com.uy