Artigo de Daniel 脕lvarez*, Trainer ICC de Espa帽a, en el blog ‘Universos’

Las emociones de alta vibraci贸n I. Tocando lo sublime.

Un relato de ficci贸n para el desarrollo personal.
Daniel 脕lvarez Lamas

El hermano Juan me hab铆a prometido explicarme su perspectiva sobre las emociones. Este monje fue un destacado antrop贸logo, que realiz贸 diversas investigaciones sobre las emociones que 茅l consideraba sublimes: la bondad, el amor, el gozo y la ecuanimidad. Se basaba en una amplia diversidad de autores, as铆 como en sus propias experiencias personales con el arte y la meditaci贸n.

Yo hab铆a encontrado su obra por casualidad. Un amigo que le conoc铆a me prest贸 uno de sus libros descatalogados, gracias al que pude darme cuenta de la profundidad de su investigaci贸n. No par茅 hasta que mi amigo nos present贸. El hermano Juan fue muy amable y accedi贸 a tener una conversaci贸n conmigo.

Llegu茅 temprano al monasterio. Quer铆a escuchar la misa cantada de las nueve. No encontr茅 a nadie en la recepci贸n, as铆 que me dirig铆 a la cripta. Caminando por aquellos corredores, pensaba que los monjes benedictinos no tienen miedo de los visitantes. Hay pocas cosas materiales que robar. La suya es una riqueza de paz y de serenidad鈥

Los c谩nticos de aquellos monjes me conmovieron. Eran de tal belleza que me inundaban sentimientos de amor y de gozo. Al final de la misa, los monjes sal铆an ordenadamente hacia sus quehaceres diarios. El hermano Juan me vio y se acerc贸 a saludarme.

鈥 Hola Luis 驴C贸mo est谩s? 鈥 me dijo.

鈥 Pues todav铆a con la piel de gallina, Juan 隆Es maravilloso escucharos! 鈥 le respond铆.

El hermano Juan se ri贸 sin darse importancia, alegre porque yo estuviera tan emocionado.

鈥 Imagino que vienes para conversar 鈥 continu贸.

鈥 S铆, hermano Juan 鈥 respond铆-. Muchas gracias por recibirme. Quiero saber m谩s de esas emociones de alta vibraci贸n de las que hablas en tus libros.
鈥 Por supuesto, Luis 鈥 repuso, con una sonrisa .- Ya te dije que eso fue hace ya tiempo, pero ya s茅 que cuando se despierta tu inter茅s, nada te puede parar.
鈥 Jaja. La verdad es que tienes raz贸n.
Su sonrisa era muy contagiosa. Conten铆a una alegr铆a similar a los c谩nticos de la misa.

鈥 Muy bien, Luis. Creo que tengo un ratito antes de barrer el comedor. Podemos hablar all铆 mismo. Ven conmigo.

Segu铆 a Juan hasta el comedor por un laberinto de pasillos por los que se mov铆a como pez en el agua.

Nos sentamos en una de las mesas, Juan se concentr贸 durante un momento y comenz贸 a hablar con una mirada c谩lida y serena.

鈥 驴Me permites que grabe nuestra conversaci贸n? 鈥 comenc茅.

鈥 Por supuesto 鈥 contest贸 鈥 驴Por d贸nde quieres que empecemos?

鈥 Pues, sencillamente鈥 驴C贸mo se generan esas 鈥渆mociones de alta vibraci贸n鈥? 鈥 pregunt茅.

鈥 Muy bien 鈥 murmur贸, con un gesto pensativo, antes de comenzar a hablar -. Ver谩s, Luis, las emociones son, como sabes, un fen贸meno animal. En realidad, son la principal ventaja evolutiva de los mam铆feros en general sobre las dem谩s especies.

鈥 Lo s茅, Juan 鈥 respond铆. 鈥 Sentir una diversidad de emociones significa un gran avance respecto a sentir 煤nicamente el binomio dolor-placer.

鈥 Exactamente 鈥 asinti贸. 鈥 Pero lo realmente importante para entender mis estudios es que la raza humana ha llevado esta ventaja hasta su m谩ximo exponente. Tanto es as铆, que las emociones evolucionan dentro del ser humano a lo largo de su vida, haciendo que se convierta en un animal casi divino.

鈥 Ah谩 鈥 musit茅, casi boquiabierto por la seguridad que mostraba.

鈥 Cada etapa de la vida tiene sus propias emociones 鈥 continu贸 -, aquellas que aprendemos a utilizar. En la infancia y juventud nos centramos en las emociones b谩sicas: miedo, sorpresa, enfado, asco, alegr铆a, tristeza y desprecio. Las descubrimos en toda su intensidad y las aprendemos a manejar para conseguir nuestros prop贸sitos. Aprendemos cu谩ndo debemos reprimirlas y cu谩ndo son adecuadas para alcanzar lo que deseamos.

鈥 驴Quieres decir que aprendemos a manipular? 鈥 inquir铆.
鈥 Exactamente 鈥 respondi贸, e hizo una pausa mientras me miraba divertido -. Pero no te equivoques: 茅ste es un paso b谩sico en la socializaci贸n, no es nada malo鈥 En nuestra juventud aprendemos las normas de la sociedad y c贸mo sobrevivir en ella. Las emociones son nuestra herramienta y ah铆 comenzamos nuestro aprendizaje para gestionarlas lo mejor posible.
鈥 Entiendo. En nuestra juventud nos parece que reina la ley de la jungla y nos adaptamos lo mejor que podemos 鈥 dije, en tono de broma.
鈥 Jaja. Ni m谩s ni menos 鈥 respondi贸 -. Despu茅s viene la siguiente etapa de la vida: la de la empat铆a 鈥 prosigui贸. 鈥 Nuestra madurez comienza cuando descubrimos que detr谩s del juego emocional que hemos aprendido en la juventud existe una necesidad profunda, la de confiar. La puedes distinguir en los dem谩s y la sientes dentro de ti. Eso te impulsa a escuchar de forma m谩s profunda a los dem谩s y a no quedarte solo en que la otra persona haga lo que a ti te interesa. Deseas comprenderla para encontrar puntos en com煤n y establecer una relaci贸n de confianza.
Te conquista el deseo de crear un espacio de comprensi贸n mutua, una sensaci贸n de comunidad con los dem谩s. Te das cuenta de que en ese espacio de confianza te sientes m谩s seguro, de forma que incluso est谩s dispuesto a ceder parte de 鈥渢u libertad personal鈥 para conseguir esa seguridad en com煤n.

鈥 Entiendo 鈥 repuse. 鈥 Esto es lo que nos lleva a actuar de forma parecida a los dem谩s. No solo aprendemos a seguir la norma social, sino que nos convertimos en partidarios de ella. Nuestro deseo de generar comunidad se convierte en la necesidad de que todos nos sometamos al clan, incluidos nosotros mismos. Esto me cuadra.

鈥 Exactamente, Luis 鈥 contest贸. 鈥 De ah铆 surge una consecuencia fundamental para el asunto de nuestra conversaci贸n: la norma com煤n establece c贸mo 鈥渄ebemos鈥 comportarnos y sentirnos en cada momento. Es decir, hay una forma com煤n de sentir las emociones. Si no las seguimos nos sentimos culpables 鈥 complet贸 Juan. 鈥 Esto es una parte fundamental de lo que se llama el 鈥渃ontrol social鈥.

鈥 Claro 鈥 contest茅 -, durante esa etapa 鈥渟ocial鈥 toman todo el protagonismo emociones como la culpa, la verg眉enza y la decepci贸n cuando alguien no act煤a o se siente 鈥渃omo deber铆a鈥. El reproche del entorno es la v铆a del control social.

鈥 S铆. La conjunci贸n de la socializaci贸n junto a nuestro desarrollo mental hace que el ser humano pueda sentir emociones 鈥渟ociales鈥 como la envidia de lo que otros tienen, el orgullo personal o de pertenencia, los celos por poseer el aprecio de otra persona,鈥 鈥 a帽adi贸 Juan. 鈥 Ellas son el germen de la sociedad.

鈥 Claro. Dicen que los mam铆feros tienen las emociones b谩sicas, 隆pero 茅stas seguro que no! 鈥 dije yo.

鈥 S铆, Luis. 隆Una ventaja m谩s que tienen! 鈥 repuso, sonriendo -. En realidad, estas emociones son el cemento de nuestras relaciones sociales, las cuales forman un sistema prodigioso al que llamamos sociedad. 脡se es el sistema al que entregamos nuestra libertad personal.

鈥 驴Y en d贸nde encajan las emociones de alta vibraci贸n? 鈥 inquir铆.

鈥 Ese es el siguiente paso en la evoluci贸n vital 鈥 continu贸, con su tono sereno. 鈥 Comprender plenamente a los dem谩s y la confianza que te da convivir en sociedad te lleva a la plena madurez mental. Con ella, poco a poco, vas encontrando una nueva dimensi贸n con la que antes no contabas en absoluto: el mundo interior.

鈥 Entiendo 鈥 repuse. 鈥 Gracias a la madurez mental, te comprendes m谩s a ti mismo y vas descubriendo una enorme riqueza interior.

鈥 En ese mundo interior descubres emociones maravillosas, Luis. Un inmenso tesoro 鈥 continu贸, con un tono m谩s intenso. 鈥 En tu juventud, las emociones eran como una marea que te arrastraba con una fuerza indomable, la calma de la madurez te permite disfrutar profundamente de las emociones m谩s sutiles, que yo resumo en cuatro: la bondad, el amor, el gozo y la paz. Los budistas les llaman las cuatro inconmensurables, aunque las definen como compasi贸n, amor, alegr铆a y ecuanimidad. Al final, es lo mismo.

鈥 Hmmm. 鈥 repuse, pensativo. Miraba al hermano Juan pero no le ve铆a. Estaba inmerso en un mar de sensaciones, represent谩ndome ese mundo emocional que el monje desplegaba ante m铆 con tanta precisi贸n. 脡l tambi茅n estaba como en trance, evocando en su interior todo aquello que estaba explicando.

鈥 En ese camino interior, llegas a sentirte como si estuvieras en la mesa de un restaurante de alta cocina, degustando los platos m谩s exquisitos, las delicatessen m谩s selectas. Con el tiempo, tu mayor prop贸sito es el de sentir esas emociones tan sutiles como intensas. Llegas a disfrutar casi continuamente del estado de alta vibraci贸n en el cual habitan esas emociones.

鈥 Uao! Eso suena muy fuerte 鈥 exclam茅 鈥 鈥 Y l贸gico a la vez.

鈥 S铆, Luis 鈥 dijo, mir谩ndome directamente a los ojos, con su sonrisa beat铆fica. 鈥 Es la l贸gica del coraz贸n, la m谩s poderosa, porque ese estado de alta vibraci贸n tiene una consecuencia en nuestra mente: la clarividencia. Las emociones m谩s b谩sicas provocaban nuestras reacciones inmediatas. No permit铆an pensar con claridad. Con el estado de alta vibraci贸n, todo ese ruido y esa oscuridad desaparecen. Las emociones de alta vibraci贸n aumentan nuestra percepci贸n en un escenario limpio, de forma que alcanzas un grado de intuici贸n antes inimaginable. Se produce lo que podr铆amos llamar el despertar de la sabidur铆a plena. Comprender todo en su naturaleza m谩s profunda se convierte en algo natural.

Y Juan se levant贸. Se dir铆a que la charla hab铆a terminado.

鈥 Y ahora, si me disculpas, debo barrer el comedor antes de que vengan a prepararlo para el almuerzo 鈥 dijo, cogiendo el escob贸n que hab铆a en una esquina.

鈥 No me puedes dejar as铆, Juan 鈥 le respond铆, levant谩ndome tambi茅n.

鈥 No te preocupes. Podemos seguir un poco si no te importa que hablemos mientras barro 驴Qu茅 m谩s deseas saber? 鈥 me pregunt贸, mientras comenzaba a barrer por una esquina.

Nuestras voces retumbaban en aquella sala amplia y oscura, de techos altos. Me acerqu茅 a 茅l, apoy谩ndome en el bordillo de una mesa.

鈥 Si te entiendo bien, para tener una verdadera claridad mental es necesario un estado de alta vibraci贸n 鈥 recapitul茅 -. Con 茅l, nuestro mundo interior se convierte en algo as铆 como un ecosistema muy evolucionado, donde solo florecen las emociones m谩s sutiles.

鈥 As铆 es. Y a la inversa tambi茅n 鈥 dijo. 鈥 Cultivando las emociones m谩s sutiles estamos construyendo el estado de alta vibraci贸n.

El hermano Juan me mir贸 c谩lidamente y en silencio mientras barr铆a. Satisfecho鈥 Yo tambi茅n le sonre铆. Me pareci贸 que pod铆a estirar un poco m谩s la conversaci贸n鈥

Siguiente cap铆tulo 禄

*Daniel 脕lvarez es licenciado en Econom铆a, con especializaci贸n directiva en IESE e Instituto de empresa. Tras una exitosa trayectoria de 14 a帽os como directivo en el BBVA, en 2006 decide dar un giro para dedicarse por completo a su vocaci贸n: el desarrollo integral y profesional de las personas. Coach internacional por la ICC y Master Practitioner por la NLP University de Santa Cruz (California), es uno de los Trainers oficiales de la ICC en el mundo, colaborando habitualmente con Joseph O鈥機onnor, Andrea Lages y otros maestros internacionales del coaching. Forma parte junto a Joseph y Andrea de ROI Coaching, desde donde realiza trabajos a nivel internacional. Editor del Observatorio Europeo del Coaching. Fundador del Instituto Ben Pensante, y conferenciante sobre Coaching, Negociaci贸n y Direcci贸n de Personas, actualmente compagina su trabajo como Trainer oficial de coaches para Espa帽a de la ICC, con el de coach de directivos y consultor de organizaci贸n empresarial, trabajando para empresas como Unilever, Repsol y Finsa, entre otras.

Para ver el art铆culo original en el Blog Universos, haz clic aqu铆
Para conocer m谩s acerca de Daniel 脕lvarez, haz clic aqu铆

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Obtenga m谩s informaci贸n acerca de nuestra <a href="/?page_id=58834" target="_blank"> Pol铆tica de privacidad</a>. Al continuar, usted acepta nuestras cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close