Pensar con el Cuerpo. Mas all√° del lenguaje no verbal

por Daniel Alvarez Lamas

Hay una creencia err√≥nea que encuentro habitualmente al ayudar a alguien a expresarse en p√ļblico: con el cuerpo ‚Äútienes que representar lo que explicas‚ÄĚ.

Puedes tratar de hacerlo e incluso hay asesores de expresión oral que lo pueden recomendar. El resultado que he podido comprobar es que si ya es difícil estar bien orientado en lo que tienes que decir, en cómo decirlo, en utilizar bien la voz, en sentir lo que quieres transmitir, en recordar el contenido,…

 


Si adem√°s quieres manejar conscientemente tu lenguaje corporal, lo m√°s posible es que
al discurso le falte naturalidad,… y eso suponiendo que hayas tenido tiempo de ensayarlo todo.

 

La naturalidad crece uniendo mente, alma y cuerpo:

  1. Hay ideas claras y una explicación bien estructurada.
  2. El toque maestro es sumarle unas emociones que el orador siente y canaliza adecuadamente para conectar con el p√ļblico.
  3. El cuerpo debe estar LIBRE para fluir, de forma que acompa√Īe y refuerce el proceso emocional y de pensamiento, que se convertir√° en un discurso tambi√©n fluido. De esta forma est√° garantizada la coherencia natural de palabra y gesto.

Lo que quiero contarte con esta experiencia no es c√≥mo hablar en p√ļblico, sino c√≥mo a partir de ella podemos descubrir la participaci√≥n decisiva del cuerpo en nuestra capacidad de pensar‚Ķ Pensamos con todo el cuerpo, no s√≥lo con el cerebro.

La mejor forma de verlo es con unos ejemplos:

Mas

 

 

Trata de hacer el gesto que el t√≠o Sam hace en esta foto al tiempo que dices melosamente ‚Äúhoy no me puedo levantar‚ÄĚ. Casi imposible ¬Ņverdad?

 

 

HobbitPiensa ahora en Golum cuando dice eso de ‚Äúmi tesoro‚ÄĚ con el gesto de esta foto. C√≥piale y siente su emoci√≥n. Experimenta lo f√°cil que es aumentar esta emoci√≥n √ļnicamente concentr√°ndote en el gesto ¬ŅCrees qu√© alguien puede tener intenciones altruistas poni√©ndose as√≠?

El gesto influye decisivamente en la creaci√≥n del PROGRAMA NEUROL√ďGICO que condicionar√° el proceso de pensamiento de la persona.

¬ŅTe has fijado c√≥mo anima y motiva al tenista Nadal su famoso gesto de ‚Äú¬°Vamos!‚ÄĚ? ¬°Y c√≥mo graba a fuego Escarlata O‚ÄôHara su determinaci√≥n con el gesto, mano en alto, con que dice la frase de ‚ÄúA Dios pongo por testigo que nunca volver√© a pasar hambre‚ÄĚ!

Este programa neurológico procede de la interacción de pensamiento, emoción y cuerpo, tres vértices de un mismo triángulo, tres puntos de vista de un proceso indivisible.

La propuesta de este artículo es utilizar conscientemente el cuerpo para un proceso óptimo de pensamiento. Por ejemplo:

  • Si quieres animarte, puedes hacer tu propia versi√≥n del gesto de ‚Äú¬°Vamos!‚ÄĚ. Ya te imaginar√°s que Nadal no lo hace de casualidad.
  • Si notas que tienes el gesto de Golum, ten precauci√≥n con lo que ese programa te har√° pensar.
  • Si quieres superar un mal humor repentino, prueba a sonre√≠r, primero solo con la boca, despu√©s con toda la cara y despu√©s con todo el cuerpo. Es posible que puedas te√Īir tu perspectiva con un color m√°s alegre.

Cuando trates de identificar el lenguaje no verbal de alguien conscientemente (inconscientemente ya lo hacemos de forma natural), piensa que el cuerpo es una representación del proceso de pensamiento que está sucediendo en la mente de la persona. No te bases en un solo gesto, sino trata de encontrar sentido a la sucesión de éstos, como si fuera una película.

Por ejemplo, cuando una persona mira para un lado o incluso lo se√Īala mientras te cuenta las ventajas de una decisi√≥n, muy posiblemente su mente, inconscientemente, sit√ļa en ese lugar estas ventajas. Es muy posible que cuando haga referencia a ellas, vuelva a mirar o se√Īalar el mismo lugar. Si en alg√ļn momento mira hacia all√≠ inconscientemente, puedes hacer la hip√≥tesis de que est√° pensando en esas ventajas aunque no lo mencione.

Lo mismo podría decirse de cuando una persona se pone en una postura determinada. Imagina, por ejemplo, que pone el cuerpo hacia delante diciendo que desea acabar la conversación. Si de nuevo se pone en esa postura, ya sabes en qué puede estar pensando…

Utilizar tu cuerpo para tu mayor rendimiento al pensar es un universo insondable y poderoso, lo mismo que leer los gestos y posturas. Quizá estas líneas puedan servir para despertar tu curiosidad, que puedes desarrollar con la auto-observación, en tus conversaciones o observando las de otros en cualquier cafetería.

Para profundizar en la cuesti√≥n de los programas neurol√≥gicos, puedes leer ‚ÄúIntroducci√≥n a la PNL‚ÄĚ de Joseph O‚ÄôConnor, por ejemplo. Para conocer con m√°s detalle estudios neurol√≥gicos sobre la relaci√≥n entre cuerpo y mente, el √ļltimo libro de Antonio Damasio es el ideal. Desde el Observatorio podemos enviarte el libro ‚ÄúCoaching para L√≠deres‚ÄĚ sobre c√≥mo usar el cuerpo y las emociones para expresarte.

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more about our Privacy Policy. By continuing, you consent to our cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close